jueves, 27 de septiembre de 2012

Compresor de 12 voltios

A continuación pasamos a desmontar un viejo compresor de 12 voltios.

En su día sirvió para inchar los balones del gimnasio.

Dispone de un motor de 12 voltios que acciona el cigüeñal mediante un juego de engranajes para reducir su velocidad de giro.

Si se retiran los tres tornillos se puede quitar la culata. En la culata se encuentran las dos válvulas de admisión y escape. Al quitar la culata se puede retirar el cilindro y el conjunto de biela y pistón.

Aquí se pueden ver el cilindro, la biela, el pistón y el bulón del mismo, que lo articula con la biela.

Detalle del pistón, con su junta de estanqueidad de plástico.

En el interior de la culata se encuentra una lámina de acero que hace las veces de válvula de admisión.

Insertada en el cuerpo de la culata, tapada con una pieza de latón a presión, se encuentra la válvula de escape.

El compresor no produce aire comprimido, debido a la suciedad que debe haber en las válvulas, sobretodo en la de escape, a la que no se accede.

Quitando dos tornillos se puede retirar el motor eléctrico. Si extraemos el clip, situado al extremo del eje, se desmonta el cigüeñal, separándole de la rueda dentada de plástico, en la que va encajada.

Aquí se puede ver en detalle el cigüeñal.

La carcasa incorpora los cojinetes del cigüeñal.

Vista inferior de la carcasa.